Por Hugo Gutiérrez – Miércoles 11 de marzo de 2015

El PRI modifica su maquinaria electoral en Nuevo León: Saca de la delegación del CEN a Félix González Canto y descongela a Enrique Jackson para la campaña de Ivonne Álvarez.

Algo sucede con el arranque del proceso electoral de la candidata del PRI a la Gubernatura, que ese partido decidió realizar ajustes apenas a cinco días de que inició la campaña.

El PRI nacional saca de Nuevo León a González Canto, exgobernador de Quintana Roo y compadre del Embajador de México en Uruguay, el neolonés Felipe Enríquez, para traer a un experimentado priista de Sinaloa que había estado en las sombras desde que fue parte de aquel famoso Tucom, Todos Unidos Contra Madrazo.

Jackson ha sido jefe parlamentario en el Senado de la República y secretario de Acción Electoral de ese partido, aunque siempre ha ocupado cargos plurinominales y personalmente nunca ganó una elección.

En los últimos años Jackson perdió protagonismo, pero seguramente el inicio de la campaña de Ivonne Álvarez no es como lo esperaba el tricolor y el PRI buscó experiencia entre sus filas.

Además, también se predecía dentro de ese partido que el ahora exdelegado priista del CEN en Nuevo León sería una piedra en el zapato de la candidata.

Y es que el senador González Canto, que vivía en la casa de Felipe Enríquez y tenía a su hija estudiando en la capital regia, desde que llegó de Quintana Roo fue identificado como un hombre que hizo negocios oscuros con el Embajador.

Remontándose al 2004, entonces Felipe Enríquez buscó hacer negocios en Quintana Roo.

En abril de 2005, cuando González Canto asumió la Gubernatura de esa entidad, Enríquez -también candidato a la Alcaldía de Monterrey en 2012- ya había estrechado lazos con él hasta convertirlo en el padrino de uno de sus hijos.

En todas las negociaciones del regiomontano para adquirir propiedades en litigio en Isla Blanca, al norte de Cancún, o en Punta Piedra, cerca de Tulum, Enríquez buscó a González Canto para incluirlo en las transacciones.

Incluso, González Canto es quien en aquellos años llamó por teléfono al también exgobernador de Quintana Roo, Mario Villanueva, cuando éste se encontraba en el Reclusorio Norte de la Ciudad de México, para pedirle que recibiera a su compadre Felipe Enríquez.

El mismo Félix González Canto dijo a Villanueva que Enríquez buscaba comprar tierras de Isla Blanca.

Es así que Mario Villanueva recibió en su celda al neolonés para negociar las tierras en litigio de Isla Blanca, donde también son socios el exgobernador de Nuevo León Natividad González Parás y su hermano Luis Francisco.

Por ello es que el exgobernador Villanueva, actualmente prisionero en New Jersey, luego de su extradición presentó una denuncia contra Enríquez porque asegura que en las negociaciones de Isla Blanca, solamente le pagó una parte del dinero acordado.

Y en esa denuncia, Villanueva también menciona a González Canto como un hombre que no cumplió lo que prometió en las negociaciones de tierras que tenían hasta doble titulación.

Toda esta historia de negocios irregulares acompañan al ahora exdelegado del PRI en Nuevo León, González Canto.

Hay limpia en la casa de campaña.