Martes 10

De mantenerse el rompimiento en el PAN de Nuevo León, entre el Grupo San Nicolás y la División del Norte que apoya a Margarita Arellanes, el liderazgo del senador Raúl Gracia es de facto el fiel de la balanza para la elección del candidato a la Gubernatura del próximo domingo.

Hasta hoy, Gracia no había roto con el grupo de Arellanes y el coordinador de la precampaña de la alcaldesa con licencia, el diputado federal Arturo Salinas, buscaba enmendar la ruptura con el líder de San Nicolás, Zeferino Salgado.

Es así como los tres principales grupos que controlan al panismo de Nuevo León juegan sus cartas, a tan sólo cinco días de la elección interna del candidato a la Gubernatura de Nuevo León.

La línea que marque a su grupo el senador Gracia, para votar a favor de uno de los dos aspirantes a la candidatura, puede significar el triunfo: ¿Por Margarita Arellanes o por Felipe de Jesús Cantú?

Sin duda, la fractura del PAN en Nuevo León se debió al hecho de tomar acuerdos en una mesa y con tanta antelación entre los liderazgos  panistas.

Porque esto obligó a ese partido a seguir un guión al pie de la letra en unas elecciones previamente arregladas y que se celebraron el domingo pasado, para definir candidatos a las alcaldías y a las diputaciones.

Así que no respetar el convenio en una sola diputación, en el 5º distrito local, rompió el guión previamente elaborado entre los tres principales liderazgos del panismo en Nuevo León y la dirigencia nacional de Gustavo Madero.

En el acuerdo previo el Grupo San Nicolás tenía como triunfador de la elección interna de esa distritación a Sergio Cavazos.

Sin embargo, ganó la contienda Marco Antonio Martínez y esto provocó el rompimiento del líder de los nicolaítas, Zeferino Salgado, con el grupo de Arellanes.

Conflicto que cerraría la elección interna del candidato a la Gubernatura porque San Nicolás daría su apoyo al otro aspirante: Felipe de Jesús Cantú.

Hasta estos momentos, el control de daños por parte del diputado federal, Arturo Salinas, aún no obtenía resultados positivos con el Grupo San Nicolás.

Pero si Raúl Gracia continúa sin romper con la División del Norte -de José Serrano y el candidato a la Alcaldía de Monterrey Iván Garza- estas facciones harían el dos contra uno en oposición a Felipe de Jesús Cantú.

Se espera que en las próximas horas haya intentos de renegociar algunas posiciones, mientras Cantú busca llevar su precampaña contra Arellanes al extremo, para darle la vuelta a una elección interna que hasta el rompimiento del grupo San Nicolás estaba cantada.