El gobernador Rodrigo Medina enfrenta su último periodo ante una sucesión que podría ser impuesta desde Los Pinos. También, con un gran logro en seguridad y una deuda que a través de APP’s supera los 100 mil millones de pesos

El mandatario estatal presenta hoy su Quinto Informe de Gobierno e inicia el año político, en el que un candidato de su partido podría pesar más que su propia investidura.

Es el año cuando un gobernador, con un presidente del mismo partido, termina siendo avasallado por la regla tácita de que el candidato se designa en Los Pinos.

Hace cinco años, su antecesor y tutor político, Natividad González Parás, pudo imponerse al PRI nacional y colocó sobre la escena electoral a un joven desconocido que finalmente ganó la Gubernatura.

Pero entonces el presidente de la República era panista. Hoy la decisión de Los Pinos es inminente.

Por otro lado, el gobernador logró en los últimos tres años construir una nueva corporación policial: Fuerza Civil.

Policía que no está completa en cuanto al número de elementos, pero que consiguió una nueva percepción de seguridad ante la sociedad, junto a la disminución del crimen en las calles.

Y la integración de este cuerpo policial se hizo junto con los departamentos de recursos humanos de las grandes empresas de Monterrey, que buscaron en todo el país a los uniformados.

Otro foco de atención que enfrenta el mandatario estatal en su Quinto Informe de Gobierno son las críticas a la deuda estatal, que entre el gobierno central y los organismos descentralizados, llega a los 109 mil millones de pesos.

Apenas en septiembre pasado la calificadora crediticia Fitch Ratings dio a conocer un comunicado en el que señala que la presión del servicio de la deuda, si bien puede ser estable, sí reduce la flexibilidad de la inversión estatal en obras.

Y en este marco de la deuda, la falta de transparencia en el proyecto Monterrey VI también atrajo las críticas hacia el gobierno de Medina.

“Errores de comunicación” que dejan mal parada a la administración estatal, porque el presidente Enrique Peña Nieto anunció en diciembre de 2012 una inversión de 14 mil millones de pesos de la Federación para Monterrey VI.

Pero finalmente esa suma sólo significó el acueducto, no los demás servicios para traer el agua a Nuevo León. Todo, finalmente costará 46 mil 980 millones de pesos.

Y además todavía no existe partida federal para esta obra.

A esto se suma el hecho de que se prevé un incremento en el servicio de agua potable por la deuda que representa para el organismo descentralizado Servicios de Agua y Drenaje el pago de Monterrey VI durante los próximos 27 años.

Por otro lado, está la presión para Medina de que las obras de la Línea 3 del Metro estén listas a tiempo, luego de que las elecciones se corrieron un mes antes, de julio a junio de 2015, precisamente cuando el Estado tenía previsto concluir los trabajos de esta obra.

La deuda, es deuda

La administración estatal de Rodrigo Medina insiste en que los pasivos vía Asociación Público-Privada (APP`s) y de organismos descentralizados del gobierno no se suman a su deuda pública.

Sin embargo, el hecho de que el Instituto de Control Vehicular, la Red Estatal de Autopistas, Metrorrey y Servicios de Agua y Drenaje de Monterrey, contraten pasivos a mediano y largo plazo, significa que se utilizarán  recursos públicos para liquidar esas deudas.

La bursatilización de los pasivos, como en el caso del Instituto de Control Vehicular, no siempre resulta una inversión, también es un riesgo.

Y en cuanto a las deudas de APP`s, en caso de falta de flujo en las finanzas para pagar mensualmente la deuda, los organismos deben aumentar el costo de los servicios a la población, como el caso que se prevé en el proyecto Monterrey VI.

Para esta obra, Servicios de Agua y Drenaje tendrá que pagar 145 millones de pesos mensuales durante 27 años.

En el caso de los 26 vagones de CAF, para la Línea 3 del Metro, que también están bajo el esquema de APP`s, Metrorrey tendrá que pagar 14.6 millones de pesos mensuales por 19 años, que resultará en un gasto de 3 mil 328 millones.

Por ello es que sumando la deuda central, más la bancaria, la de organismos descentralizados y las APP`s, el Gobierno de Nuevo León suma 109 mil 229 millones de pesos.

Apenas en septiembre pasado la calificadora Fitch Ratings señaló que con el programa de reestructuración d el gobierno de Medina en 2013, si bien el Estado tiene un perfil de deuda y fuente de pago favorable, el servicio anual ejerce una presión muy fuerte sobre su flexibilidad financiera.

Por otro lado, Fitch Ratings alaba del Plan de Ajuste de Ordenamiento y Fortalecimiento Integral de la Finanzas Públicas (POFIF) implementado por el Estado, porque indica que seguramente reflejará una mejora en su flexibilidad financiera para el corto y mediano plazo.

Deuda y herencia

34 mil 266.2 mdp
Deuda central reconocida

18 mil 963.4 mdp
Deuda de organismos descentralizados

53 mil 229.6 mdp
Total de deuda reportada hasta el segundo trimestre

Nueva deuda descentralizada a través de APP’s

5 mil 692 mdp
Línea 3 del Metro (Aún no hay partida federal -Fonadin-asignada)

3 mil 328 mdp
Metrorrey, 26 vagones de CAF a 19 años

46 mil 980 mdp
Monterrey VI, a 27 años

56 mil mdp
Total deuda APP`s descentralizada

Gran total
109  mil 229 mdp
*Cifras en millones de pesos

Fuente: Reporte Indigo