Una tragedia ocurre para la sociedad cada vez que un grupo de la delincuencia organizada se segmenta. Y ahora, de la división de Zetas, surge este nuevo grupo que buscaría apropiarse de rutas entre Nuevo León y Coahuila

Por Hugo Gutiérrez – Martes 26 de febrero de 2013

La nueva organización que se separó del mando de Miguel Ángel Treviño alias “Zeta 40” y que era gente de Iván Velázquez Caballero alias “Z-50”, estaría atacando en la zona poniente de Monterrey.

Esta agrupación de reciente creación es denominada Sangre Zeta y aunque nació desde antes de la muerte de Heriberto Lazcano “El Lazca”, fue realmente hasta este año que se estructuró.

Según fuentes federales, los de Sangre Zeta buscarían apropiarse del área poniente de Monterrey para empezar a trabajar como operadores de ruta.

Y que los demás cárteles les paguen por utilizar sus rutas hacia el norte, a la frontera con Texas en este caso.

A la vez de Sangre Zeta, las autoridades han informado que también en Matamoros, Tamaulipas, opera una organización que quiere tomar el poder de otro cártel, el del Golfo, y que se hace llamar Cártel del Golfo Nueva Generación.

También, se informó que la agrupación La Corona, que sería un subgrupo del Cártel del Sinaloa y que trabajaba directamente para Ignacio “Nacho” Coronel, ultimado en Guadalajara el año pasado.

Ya desde agosto de 2012 una célula de Sangre Zeta se había manifestado con rebeldía contra “Z-40” en San Luis Potosí.

Luego, desde octubre y noviembre empezó a trabajar en Coahuila y en Nuevo León para presionar a Los Zetas.

Incluso se atrevió a entrar a Tamaulipas y en octubre colgó mantas en Nuevo Laredo donde se hicieron llamar Los Legionarios.

Su fuerza consistía en tratar de convertir a Zetas bajo el argumento de que Treviño Morales “Z-40” había traicionado a varios mandos para limpiar su camino y ascender en la jerarquía de la organización.

Animadversión que creció con la detención de su líder en septiembre, se trató de Iván Velázquez Caballero alias “Z-50”.

Y apenas una mes después, en octubre, la Marina abatió a Heriberto Lazcano “El Lazca” en Progreso, Coahuila. Esto agravó más la reacción de los enemigos de “Z-40”.

Entonces creció todavía más la versión de que éste había entregado a sus líderes para quedarse con el mando absoluto de la organización.

Al principio, cuando se hicieron Los Legionarios, decían en sus mantas colgadas en Nuevo Laredo: “Los Legionarios somos un grupo de Zetas renegados que fuimos traicionados por ‘Z-40’.

“Los Legionarios tenemos claramente la orden de exterminar solo a la gente de los Zetas y familias… OJO X OJO”, decía la manta, donde además reivindicaron que asesinaron a ocho miembros de los de la letra.

Aunque realmente los primeros signos de división fueron documentados desde octubre de 2011 por Reporte Indigo.

Esta publicación difundió cómo Velázquez Caballero “El Talibán” acusaba de traidor al “Z-40” a través de mantas y de un video que subió a You Tube una célula a su mando.

Incluso, culpaba a Treviño Morales de las detenciones de varios de sus compañeros.

Consideró que quien era el segundo en la cadena de mando de Los Zetas en es e tiempo había traicionado a Efraín Teodoro Torres “El Z-14”, asesinado en 2007, en Veracruz.

“El Z-14” era emblemático para la organización porque era uno de los 14 miembros originales de Los Zetas cuando Osiel Cárdenas Guillen creó ese brazo armado del Cártel del Golfo.

Pero además, Velázquez Caballero acusaba a Treviño Morales de haber delatado a otros mandos de Los Zetas, como Jaime González Durán, “El Hummer”, en noviembre de 2008, y a Enrique Rejón Aguilar, “El Mamito”, en agosto de 2011.

Y esa versión de la traición creció ahora con la muerte de “El Lazca” a manos de la Marina el pasado 7 de septiembre, porque casualmente esta autoridad es la misma que en un mes ha limpiado el camino para Treviño Morales “Z-40”.

La Marina ha detenido a los dos cabezas de EL Golfo que eran enemigos de “Z-40”, pero también a otros dos Zetas que le hacían sombra en la cadena de mando de ese grupo.

La primera aprehensión de esa cadena de la Marina fue el 4 de septiembre, cuando la Semar detuvo a Mario Cárdenas Guillén alias “El Gordo”, hermano de Osiel.

A los ocho días de esa detención, el 12 de septiembre, la misma Marina detuvo a Jorge Eduardo Costilla Sánchez “El Coss”, el líder de las operaciones de El Cártel del Golfo y quien fue siempre el brazo derecho de Osiel en el pasado.

Pero luego la Marina detuvo a dos y mató a otro, los tres Zetas.

Estos personajes eran la única barrera entre Treviño Morales y el máximo liderazgo dentro de la agrupación delincuencial.

El 26 de septiembre fue cuando la Marina detuvo Velázquez Caballero “El Talibán”, cabecilla en San Luis Potosí y en Zacatecas.

Era el principal opositor a “Z-40”.

Luego, el 6 de octubre la Marina detuvo a Salvador Alfonso Martínez Escobedo alias “La Ardilla”.

Hombre de confianza de “El Lazca”, a tal grado que en El Blog del Narco Heriberto Lazcano aparece en fotografías captadas durante la boda de “La Ardilla”.

Y al día siguiente, el 7 de octubre, la Marina abatió a “El Lazca” muy cerca del parque de béisbol de Progreso, Coahuila.

Un mes y tres días exactamente, para que la Semar limpiara el camino al liderazgo de “Z-40”.

Estas dudas, esta división al interior, terminaron por originar el grupo que ahora se denomina Sangre Zeta y que ya amenaza al poniente de Monterrey y las vías que conectan con Coahuila.

Fuente: Reporte Indigo