El responsable de procurar justicia en Nuevo León colocó a uno de sus hermanos en la Procuraduría y otro más está en el despacho de abogados que defiende a casinos. Adrián de la Garza se tambalea entre el nepotismo y el conflicto de intereses.

Es un hombre que debiera ser ejemplo de legalidad, pero transita en medio de delgadas líneas: entre el nepotismo y el conflicto de intereses.

Entre el litigio particular y la influencia de la función pública.

Entre el cumplimiento de la ley y la defensa de la reapertura de casinos.

Se trata del primer fiscal del estado de Nuevo León, el Procurador Adrián de la Garza Santos.

Conflicto de intereses, porque el despacho que defiende y busca recursos jurídicos para la operación de casinos en la ciudad es el bufete de abogados de su familia: De la Garza Santos y Asociados.

Y en ese despacho trabaja su hermano Filiberto de la Garza Santos.

Bufete donde también trabaja el apoderado jurídico para pleitos y cobranzas del casino Red, el abogado Gerardo Israel Gómez Méndez.

Ahora que, si bien Gómez Méndez aparece como apoderado del casino Red de Sergio Gil, otros abogados del mismo despacho del hermano del Procurador son los representantes legales de esa casa de apuestas.

Estos son Jaime Homero de la Garza Dávila, Doris Rodríguez Azamar, Edgar Iván Murga Hernández y Edmundo Balderas García.

El mismo casino Red, de Sergio Gil, que fue defendido por el despacho de la familia del Procurador.

Y Gil nunca apareció para clarificar los videos que filtró sobre la presencia del hermano del alcalde de Monterrey, Jonás Larrazabal, recibiendo dinero en ese centro de apuestas.

De hecho, es muy probable que las notificaciones para solicitar la declaración ministerial de Sergio Gil, hayan sido entregadas por un actuario de la Procuraduría en el mismo despacho de la familia de Adrián de la Garza.

Pero además no es la única casa de apuestas que el bufete de la familia del Procurador defiende y ampara contra las clausuras municipales o estatales.

Porque dos de los abogados, Doris Rodríguez Azamar y Edmundo Balderas Rodríguez, también aparecen como apoderado y representante legal de otra empresa de apuestas.

Este otro casino es operado por la empresa denominada Look Publicidad S.A. de C.V. y lleva el nombre de Winland.

Así que abogados del despacho de la familia del Procurador aparecen como apoderados y representantes en juicios de lo contencioso administrativo para amparar tanto al casino de la avenida San Jerónimo, donde se grabaron los videos, como el de la avenida Eugenio Garza Sada.

Por lo tanto, el Procurador del Estado tiene un claro conflicto de intereses en litigios tan delicados y tan sensibles para la sociedad de Nuevo León.

Sensibles por el homicidio de 52 inocentes en el Casino Royale en agosto de 2011, situado a unos metros del casino Red.

El despacho de la familia del Procurador De la Garza Santos y Asociados está localizado en Río Guadalquivir 329, esquina con Río Rosas en la colonia del Valle, en San Pedro.

Domicilio donde despacha Filiberto de la Garza Santos, hermano del Procurador.

Quien trabajaba para el bufete y era funcionario público, hasta el 18 de febrero de 2009.

Fecha en que renunció a la subsecretaría de Protección Ciudadana de la Agencia de Seguridad Pública del Estado. Luego fue parte de la Comisión para la Implementación del Mando Único, que dirgía Francisco Rivera Bedoya.

Iván en la nómina de la Procuraduría

Iván de la Garza Santos, otro hermano del Procurador del Estado, trabaja en la dependencia como director del Instituto de Formación Profesional de la Procuraduría.

Tiene a su cargo la capacitación para la implementación del nuevo sistema penal acusatorio.

Es un importante cargo para esa reforma, pero su avance es lento.

Y es que Iván de la Garza asegura que funcionan al 100%, los Centros de Orientación y Denuncia (CODE), que según la reforma son el nuevo modelo de fiscalía, la realidad es otra.

Porque Reporte Indigo visitó en marzo varios de estos centros y comprobó que realmente muchos operan aún como las mismas agencias del Ministerio Público que funcionaban con el método penal tradicional.

Es decir, el Procurador colocó a su hermano en el puesto para enfrentar una responsabilidad que no se está cumpliendo.

Por ello es que además del conflicto de intereses entre la procuración de justicia y el despacho de la familia, Adrián de la Garza Santos también estaría cometiendo en un acto de nepotismo.

Fuente: Reporte Indigo