Por Hugo Gutiérrez – Martes 9 de agosto de 2011

Sabían dónde vivía, qué automóvil conducía, que organizaba matanzas en Monterrey, que entrenaba a Los Zetas en el mismo lugar donde este año encontraron 193 cadáveres, pero inexplicablemente tardaron cinco años en aprehenderlo.

Sin duda, este expediente demuestra que la omisión o la corrupción de las autoridades son factores que dejaron crecer el fenómeno que hoy consume al país.

Porque la PGR conocía con tiempo y espacio la ubicación del tercer cabecilla de Los Zetas y contaba con órdenes de aprehensión desde 2002, bajo los folios de la Averiguaciones Previas: PGR/SIEDO/UEIDCS/215/2004, PGR/SIEDO/UEIDCS/304/2004 y PGR/UEDO/378/02.

Rejón Aguilar, detenido el 3 de julio pasado, es el tercer líder de esa agrupación criminal y que fue parte de “Los 14” militares desertores que fundaron Los Zetas desde finales de los 90, cuando todavía eran el brazo armado de El Cártel del Golfo.

Según este expediente, la PGR sabía desde 2006, con fecha y ubicación, los movimientos de Rejón Aguilar en el corredor de Tamaulipas.

Incluso, aparentemente trató de detenerlo, pero en una incursión inocente de las autoridades huyó por una puerta trasera.

Una bitácora del expediente da cuenta de cómo monitoreaban a “El Mamito”, e incluso el día, la hora y la carretera por la que se trasladaría a San Fernando, Tamaulipas, para entrenar a Los Zetas.

El mismo sitio donde cinco años después encontraron 193 cadáveres sepultados en fosas clandestinas.

Si la PGR o el Ejército hubieran reventado ese campo de entrenamiento, es muy posible que habrían evitado esos 193 asesinatos.

Muertes que según los peritajes de los cadáveres, ocurrieron con violencia. Desde mutilaciones, torturas y homicidios a golpes, hasta prácticas de tiro con objetivos vivos.

El expediente tiene fotos en diversas etapas de la vida de Rejón Aguilar, así como sus huellas dactilares e imágenes de su casa y de sus escoltas.

En el apartado de las observaciones, que es una bitácora de los movimientos de “El Mamito”, dice literalmente: “(4 de mayo de 2006). El 27 de abril de 2006, Rejón Aguilar se encontraba en una casa del municipio de Díaz Ordaz.

“Al parecer, actualmente se encuentra en el municipio de San Fernando, donde existe un campo de entrenamiento donde existe un campo de entrenamiento el cual es utilizado para concentrar a los miembros de la organización que le han robado a la misma, para ser utilizados en las tareas o misiones más riesgosas”.

Y más adelante dice: “La familia de Rejón Aguilar, la tiene en Nuevo Guerrero.

“(9 de mayo de 2006). Rejón Aguilar se encuentra en San Fernando, Tamaulipas, y va a viajar a Díaz Ordaz”.

Los detalles de sus movimientos en el campo de entrenamiento y en su casa de Díaz Ordaz continúan en la bitácora, donde se deduce que es posible que intervinieran los teléfonos de “El Mamito”.

“(9 de mayo de 2006). A las 20:30 horas aproximadamente se observó a Rejón Aguilar en Díaz Ordaz en una camioneta marca Cheyene tipo pickup, comprando cosas en una tienda, junto con su guardaespaldas César Granados Gómez.

“(16 de mayo de 2006). Rejón Aguilar se encuentra en San Fernando, Tamaulipas, donde es encargado de entrenar a las personas que quieren pertenecer a Los Zetas.

“Este fin de semana, Mamito viajará de San Fernando a Díaz Ordaz, utilizando la ruta Reynosa Monterrey hasta General Bravo y luego se desviará por Doctor Coss-Los Herreras-Ocampo-Cerralvo, para utilizar la carretera federal 54 hasta llegar a Díaz Ordaz.

“Viajará en un Jeep Cherokee color rojo, o una Chevrolet Suburban, o en pickup tipo Z-71 color blanco. Por motivos de seguridad, Rejón Aguilar no pasa por Reynosa”.

Pero aún con estos datos exactos que se encuentran en el expediente, no lo capturaron cuando sabían que estaba en una tienda, o cuando conocían su ruta y vehículos.

Tampoco intervinieron el campo de entrenamiento, donde hoy conocemos la matanza masiva de personas.

Y dentro del detallado expediente de monitoreo sobre los movimientos de “El Mamito”, también apuntan varios datos que parecieran excusar la aprehensión del criminal.

Luego de ubicar en tiempo y espacio al delincuente, dicen literalmente: “Rejón Aguilar, viaja con documentos falsos para burlar retenes y aduanas”.

SABÍAN QUE MONTERREY SERÍA UN POLVORÍN

Por intervención de teléfonos, radios o por infiltración, en el expediente la PGR sabía desde 2006 que Monterrey se convertiría en una ciudad muy violenta.

Textualmente, la bitácora del expediente dice: “Mamito comentó esta semana que Los Zetas tienen mucho trabajo a hacer en Monterrey, que Monterrey va a cambiar a una ciudad como Nuevo Laredo, porque Los Zetas van a matar a varias personas en Monterrey en los meses siguientes.

“(19 de mayo de 2006). Jesús Enrique Rejón Aguilar (a) ‘Mamito’, va a salir de San Fernando y se ubicará en la casa rosa de Díaz Ordaz, en la mañana este sábado 20 de mayo se reunirá con 4 socios”.

Otros datos importantes del expediente, es que no solamente sabían dónde localizarlo, sino además que ejecutaría a varias personas.

“(1 de junio de 2006). El día de hoy, Jesús Rejón (a) ‘El Mamito’ viajó por carretera a Irapuato, Guanajuato, a ejecutar a unos enemigos…

“(7 de junio de 2006). Jesús Rejón Aguilar viajó a Irapuato, Guanajuato, cumplió con éxito su misión donde ejecutó a una persona y regresará a Díaz Ordaz, a más tardar el viernes 9 de junio)”.

QUERÍA RESCATAR A OSIÉL CÁRDENAS

El expediente indica que “El Mamito” estaba tratando de coordinar un operativo para rescatar al líder del Cártel del Golfo detenido en el penal del Altiplano.

Y que ante una alerta en la Dirección General de Aeropuertos y Puntos Fronterizos para su captura, el delincuente viajó a Cuba.

“Rejón Aguilar está coordinando un plan para liberar a Osiél Cárdenas del CEFERESO del Altiplano, con la ayuda de 50 personas que está entrenando en el rancho que tiene en Salamanca, Guanajuato; los únicos que tienen información respecto a la fuga de Osiél Cárdenas, son Rejón Aguilar, Jaime González Durán (a) El Hummer y Efraín Teodoro Torrres (a) Z-14.

“Ellos utilizarían 3 helicópteros para lograr la evasión de Cárdenas Guillén.

“(27 de junio de 2006). En los principales aeropuertos del país especialmente en Matamoros, Reynosa y Monterrey, se emitió una alerta por parte de la Dirección General de Aeropuertos y Puntos Fronterizos, para la detección y detención de Jesús Enrique Rejón Aguilar (a) El Mamito y sus cómplices César Granados Gómez y los hermanos Juan Antonio y Benito Hinojosa Basaldúa.

(30 de junio de 2006). Rejón Aguilar se encuentra en Cuba”.

TRATARON DE DETENERLO Y HUYÓ FÁCILMENTE

Además de que la PGR contaba con todos los detalles del monitoreo de sus movimientos, según el expediente, el 8 de octubre de 2006 trataron de detenerlo en su casa de Díaz Ordaz, pero huyó fácilmente por una puerta trasera.

Incluso, el reporte parece ser ingenuo e inocente sobre el supuesto operativo para detenerlo y la explicación de cómo “El Mamito” huyó.

Literalmente el expediente dice: “Al llegar a las inmediaciones se detectó la presencia de una camioneta tipo Pathfinder color negro, la cual se localizaba estacionada frente a la entrada principal del domicilio de nuestro interés.

“Asimismo, en la parte trasera se encontraba otro vehículo color azul, la puerta trasera se encontraba abierta por la que se pudo observar personas del sexo masculino en el interior del mismo sin poder determinar las identidades de los mismos ya que en ese momento se acercó el vehículo Grand Marquis color blanco con los vidrios polarizados en su totalidad…”.

Así que no lo detuvieron, incluso en el expediente hay fotos de la casa, de los vehículos y la puerta por la que presuntamente huyó “El Mamito”.

Hasta una foto de un hombre en una bicicleta, que argumentan en el expediente, también pudo haber hecho labores de vigilancia y pudo avisar a Rejón Aguilar que lo estaba monitoreando.

Si la Procuradora General de la República quiere limpiar la dependencia en el país, no basta con la renuncia de 21 delegados y el despido de 400 individuos, este expediente muestra que puede tener pruebas para consignar a personal de la PGR ante un juez.

Tener acceso a este expediente de inteligencia de la PGR explica la omisión y corrupción que dejó crecer el fenómeno del narcotráfico en esta ciudad y en todo el país

Video

Fuente: Reporte Indigo